Tips para desocupar el armario

Oficialmente se acaba el verano y aprovechamos que es momento de sacar los abrigos y guardar las sandalitas, para darle a tu armario esa muy merecida limpieza que le tenías prometida hace un tiempo. En Eme sabemos que no es una tarea fácil y por eso hemos hecho una recopilación de los mejores tips para desocupar tu armario antes del Día de Reyes ¿Estás lista?

Paciencia y humildad

Tienes que considerar que esta limpieza, a menos que la hagas por partes, va a llevar su tiempo. Reserva un día para hacerlo o incluso un fin de semana entero si son más de tres personas en casa. Sé considerada contigo misma y no pretendas lograr en dos horas lo que ha llevado meses -¿años?- en acumular. Tómate tu tiempo y pide ayuda a los miembros de la familia, haz de esta una actividad familiar; puedes organizar un desfile de modas para los peques o colocar música para crear un ambiente más agradable.

¡Pa’fuera telarañas!

Antes de comenzar a liberar espacio, debes sacar todo -¡todo!- del armario. Esto incluye zapatos, accesorios, todo lo que se encuentre en cajones, ropa interior. Colócalo a la vista y sepáralo en pilas. Clasifícalos por ropa de temporada, abrigos, pantalones, vaqueros, vestidos, camisas, etc. No te olvides de la pila de “Posibles”, esas que aún no estás segura si quedarte con ellas o no.

Échale una miradita a tu armario en este preciso momento ¿no es hermoso tener tanto espacio libre? ¿por llenar? Ahora ten en mente el refrán “Al César lo que es del César” y a tu armario sólo llega eso que realmente sea digo de ti ¡vamos, mujer! ¡que sí te lo mereces! Olvídate de esa ropita que no te hace sentir bien porque tiene que estar metiendo la barriga para que te luzca, deshazte de la camisa a la que se le nota mucho el sudor y te hace sentir incómoda, tira de una vez esa americana que te regaló tu ex y que no sólo te trae malos recuerdos sino que ademñas ya ni puedes salir con ella.

Por puro amor

 

Aunque suene algo trillado, es necesario que de verdad te quedes sólo con lo que de verdad te guste. Con lo que te haga sentir bien al vestirlo, con esas prendas que sepas que te favorecen, que están en buen estado y que además no te generen mucha dificultad para su mantenimiento, por ejemplo: ¿lavado especial? ¿planchado excesivo? ¿eso me quitaría mucho tiempo?

¡A por los “posibles”!

Regresa a la pila de los Posibles y pruébate todo. Échate una mirada en el espejo ¿Cómo te hace sentir? ¿te vale todavía? ¿Se sigue pareciendo a ti? No pasa nada si no. Con el tiempo todos cambiamos y es lógico ¡y recomendable incluso! que nuestro armario vaya a la par de nuestro estilo.

Respuesta definitiva

Para que esta armonía sea duradera, los expertos recomiendan que toda aquella prenda que haya pasado la prueba final, sea nuevamente colocada en el armario de acuerdo a la frecuencia de uso y tipo de prenda. De esta manera será más fácil y rápido el acceso. Recuerda poner en un lugar aparte la ropita de la temporada que dejas atrás.

Fuente: http://ow.ly/5rYD30flnV6

Categoría: MOBILIARIO Y DECORACIÓN Viernes 22 de Septiembre del 2017