Cinco trucos para quemar más calorías andando

Al contrario del running, que somete las articulaciones a mucha presión, andar es un ejercicio aeróbico de bajo impacto. Aunque para sacar el máximo partido a las bondades de caminar debes practicarlo casi a diario. Para los adultos sanos de 18 a 64 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dedicar como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica de intensidad moderada. Lo mejor es repartidos en 30 minutos como mínimo y hacerlo cinco días a la semana. El número de calorías quemadas mientras caminas depende del tiempo, la velocidad y de tu peso. Con aproximadamente 60 kilos, andando de forma moderada, se queman entre 60 y 70 calorías en media hora. Pero existen algunos 'trucos' que ayudan a incrementar el gasto calórico.

Intervalos más rápidos (y recorridos con cuestas)

Cambiar el ritmo también ayuda. Por ejemplo, con intervalos de tiempo alternando un minuto de caminata rápida con dos minutos de moderada. O aún mejor: combina cinco minutos rápido con diez a una velocidad normal. Y, si puedes, toma un recorrido con cuestas o escaleras. Aparte de adelgazar más rápido, el paseo será más entretenido. Estos esfuerzos extra, además, favorecen la salud cardiovascular y fortalecen el tono muscular de tus piernas y glúteos.

Añade peso

Porque cuanto más peses, más calorías se consumen. Puedes “utilizar una mochila o chaleco de lastre. Entre montañeros o alpinistas es habitual utilizar mochilas con algo de lastre cuando tratan de preparar un ascenso más complicado pero no tienen cerca de casa una cima que suponga el suficiente desafío. Evidentemente, en esta categoría entraría la opción de llevar a tu hijo en una de las mochilas adaptadas para ello. No obstante, es importante asegurarse de que se dispone del estado de forma adecuado para ello”, explica Guillermo Alvarado, entrenador personal en Valencia y director de PERFORMA Entrenadores Personales. Otra opción: coger una mancuerna con cada mano.

Los brazos existen

Flexiónalos y andarás más rápido que si los llevas rectos. Otra opción, practicar el 'nordic walking', también conocido como marcha o caminata nórdica, “donde la principal diferencia es que se utilizan bastones derivando algo de peso a los brazos. Es habitual en trekking o senderismo, pero cada vez más gente lo utiliza para andar en ciudad. En este caso, diversos estudios han observado que, ante una misma velocidad, el consumo de energía aumenta entre un 8 y un 22%”, afirma el entrenador personal.

Busca una motivación extra (vía podómetro o app)

Hazte con un simple podómetro para saber cuántos pasos das y así poder ponerte metas e ir mejorando cada día. No es un dispositivo caro. Otra opción más completa son los wearables para registrar el entrenamiento, ya sean relojes o pulseras. Y si no, descárgate una app específica para runners (Endomondo, Runtastic, Runkeeper…) que también te valdrá para ponerte retos y superarte.

Descarta los falsos mitos

“Respecto a utilizar ropa de abrigo, sudar más o hacer el ejercicio en ayunas o en cualquier otro momento específico del día, se ha demostrado que no es cierto que aumente el consumo energético, se potencie la mejora del estado de forma o se facilite la pérdida de grasa o peso”, señala Alvarado.

Fuente: http://ow.ly/Izhn30gFlqA

Categoría: EJERCICIOS Sábado 18 de Noviembre del 2017