#Coaching personal: herramientas para aprender a ser tú mismo

  • Un viaje interior para desbloquear nuestro potencial, dejar de machacarnos y desplegar nuestra energía positiva y resiliencia

Coaching personal: herramientas para aprender a ser tú mismoEl coaching ayuda a descubrir nuevos enfoques para lograr aquello que queremos conseguir (Moment RF)

En un mundo en el que vivimos sofocados por las obligaciones diarias y nuestras circunstancias pueden llegar a ser abrumadoras no es de extrañar que nos alejemos con demasiada facilidad de nuestros objetivos en la vida. ¿Has dejado de vivir la vida que amas? ¿Anhelas desbloquear todo tu potencial? ¿Quieres dominar tus inseguridades?

Estas son algunas de las preguntas que la mayoría de nosotros nos planteamos consciente o inconscientemente casi a diario y de las que carecemos de herramientas para responder.

¿Seguro? Las herramientas, en realidad, están dentro de nosotros mismos pero igual que cuando los árboles no nos dejan ver el bosque, la niebla de la vida cotidiana tampoco nos deja explorar nuestro potencial interior hacia la felicidad.

El coaching profesional es una disciplina que utiliza distintas habilidades de comunicación (escucha, preguntas, aclaraciones, replanteamientos) entre otras técnicas, para ayudar a los clientes a descubrir nuevos enfoques para lograr sus objetivos, sus metas o aquello que quieran conseguir. A veces se trata de una necesidad puntal, por ejemplo, “cómo sobreponerse a una ruptura de pareja”, nos explica José Miguel Gil, presidente de la Asociación Española de Coaching (ASESCO).

Entre las personas que utilizan los servicios de un coach “hay de todo” continua Gil, “nos consultan por crisis laborales, inseguridades personales, personas que piensan que ‘no son suficiente’, personas que sufren con la conciliación familiar y laboral (…) incluso personas que no consiguen dejar de fumar o adelgazar y a pesar de probarlo todo no consiguen motivarse”.

En este sentido, la figura del coach acompañará a la persona a través de un viaje de exploración interior desde el inicio de su conflicto hasta la resolución del mismo. La duración de un programa depende mucho de las necesidades de cada cliente y de lo motivado y dispuesto que esté en dar el cambio, “de media una persona necesita entre 8 y 14 sesiones de entre una hora o una hora y media cada una” asevera Gil y éstas se pueden realizar de modo presencial pero también por teléfono o videoconferencia.

(Caiaimage)

Hay que dejar de “machacarse”

Cuando hablamos con José Miguel Gil una de las primeras cosas que nos aclara es que el coaching personal “no es terapia, ni psicoterapia (…) nosotros trabajamos con casos que no son trastornos, si hay un diagnóstico de por medio entonces ya es tarea de un psicólogo”. Y, en honor a la verdad, esta visión resulta bastante reconfortante.

¿A caso no te has encontrado bloqueado ante una situación de la que necesitarías asesoramiento profesional pero sin la necesidad de llegar al ámbito clínico? Quizás este sea uno de los mayores atractivos del coaching personal, el desbloqueo, la expansión de nuestra resiliencia, alguien que nos plantee las preguntas correctas y, sobretodo, la falta de enjuiciamiento o censura. Alguien que nos ayude a identificar obstáculos y resolver conflictos de forma natural con nuestras propias habilidades.

(Digital Vision)

Y es que a todos nos ha pasado de olvidarnos de quiénes somos y qué queremos en la vida, los humanos tenemos una tendencia incomparable a auto-boicotearnos. “Somos especialistas en machacarnos y nos olvidamos de la cantidad de cosas que hemos conseguido, lo valiosos que somos”, afirma con gran contundencia Gil. “Cuando te pones a trabajar con una persona y descubres la cantidad de cosas que ha logrado a lo largo de su vida y se lo muestras, la persona se empodera, crece y empieza a seguir adelante” concluye el experto.

Si te estás empezando a plantear vivir tu propia revolución, abrirte ante un nuevo mundo de posibilidades y tomar las riendas de tu propia vida para conocerte de una manera más profunda entonces puedes empezar tomando nota de estas herramientas para reaprender a ser tu mismo. No olvides que el camino hacia el autoconocimiento es una estrategia fundamental para alejarte del estrés emocional interno y que te ayudará a vivir la vida de una manera liberada, feliz.

¡A por todas!

1. Sigue tu intuición

O lo que es lo mismo, no te quedes en la zona de confort. No reprimas esa voz interior que te sigue recordando lo que en realidad te haría más feliz. Cambia de trabajo, empieza esa empresa que llevas años pensando que puede ser la bomba, di ‘sí quiero’ o ‘hasta aquí hemos llegado’. En una ocasión el magnate de la informática Steve Jobs dijo “no dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición.” Amén.

2.Reemplaza pensamientos autodestructivos por afirmaciones positivas

Hazte con una libreta y escribe en ellas afirmaciones positivas, cosas que dirías a los demás para reconocer sus méritos (y que por desgracia nunca te regalas a ti mismo). Con las afirmaciones en mano para de decir frases tipo: “es que soy un desastre”, “no puedo”, “que estúpida que soy”. Cada vez que detectes que lo estás haciendo recurre a tus afirmaciones y repite de nuevo: “soy brillante”, “si puedo”, “que valiente soy”. Es el primer paso en aceptar tu verdadera identidad y excelencia personal.

3.Deja de complacer a los demás si no lo sientes

¡Es un comportamiento agotador! ¿Por qué complacer siempre? Está claro que la aceptación social es un pilar fundamental de nuestra existencia. De hecho, según el investigador Richard Boyatzis, experto en inteligencia emocional, el miedo al rechazo social es una de las tres causas más comunes del estrés humano. Que el miedo al rechazo no envenene tu alma. Ante una situación en la que no te apetece dar tu aprobación, prueba con guardar silencio o discrepar educadamente. Nunca mientas, una mentira llevará a la otra y antes de que te des cuenta estarás metido en un efecto bola de nieve.

4.Que no te dé vergüenza pedir ayuda

Crea y confía en tu red de apoyo. No pasa absolutamente nada por pedir ayuda a los demás ante un conflicto que te impide “dejarte ir”. A veces la ayuda viene en forma de una simple conversación informal con un amigo o incluso un extraño. Utiliza a las personas como apoyo y orientación. Verbalizar tus problemas te ayudará a conocerte mejor y tendrá un impacto positivo en tu crecimiento personal.

5.Nunca te compares con los demás

Para gustos, colores. Los seres humanos nos diferenciamos los unos de los otros hasta en las huellas dactilares. Piensa que nunca lograrás ser tú mismo si estás tratando de ser alguien más. Una cosa es inspirarse, tomar ejemplo de los demás y otra es duplicar esas virtudes. Aprende de ellas, interiorízalas y reescríbelas con tu propia firma.

Fuente:  http://ow.ly/BHAI30gXYJq

Categoría: BUSINESS Sábado 2 de Diciembre del 2017